Make your own free website on Tripod.com

A ......

 

Los bosquecillos donde yo veo en sueños

Los más carpichosos pájaros cantores,

Son los labios y toda tu melodía

De palabras engendradas.

 

Tus ojos, en el Firmamento de tu abrigado corazón.

Luego desoladamente caen,

¡Oh Dios!, en mi mente fúnebre,

Como el estrellado en un paño de ataud.

 

¡Tú, corazón! ¡Tú, corazón! Yo me despierto y suspiro,

Y dormido sueño hasta que es de día,

En la verdad de que el oro nunca podrá comprar

Los caprichos que deseo.