Make your own free website on Tripod.com

EL GUSANO CONQUISTADOR

 

¡Mirad! ¡Es noche de gala

en los últimos años de desolación!

Una multitud de ángeles colmó alada,

Velada y ahogada en llanto,

Un teatro donde se representa

Un drama de esperanza y temor,

Mientras la música de las esferas

Alienta fielmente a la orquesta.

Mimos a imagen del Altísimo

Murmuran y gimen con voz queda

Y acá y allá vuelan -vienen y van-,

Al mando de vastas cosas sin forma

Que cambian l escenario a su antojo,

Esparciendo con sus alas de condor

Un invisible infortunio.

¡Oh, qué abigarrado drama! Con seguridad

no sera espectro al que acosa en vano

una multitud que nunca lo agarra

en un círculo que vuelve y siempre

al punto de donde partió.

Y hay mucho de Locura y más de Pecado,

¡Y es alma de la intriga, el Horror!

Pero ved, en medio de la mímica turba

Una forma reptand surgió;

Algo color sangre que se retuerce al salir

A la soledad de la escena,

Algo que se retuerce -con jadeos mortales

Ya los mimos su presa son.

Y los ángeles lloran, pues el colmillo sucio

En sangre humana tiñó.

¡Apaguen, apaguen todas las luces!,

y sobre cuanta forma vivió.

El telón, como un manto fúnebre

Desciende con las precipitación de la tormenta.

Y los angles pálidos y tristes

Se levantan desvelados. Alguien dice:

-Aquélla es la tragedia del “Hombre”

y su héroe, el Gusado Conquistador.