Make your own free website on Tripod.com
CUENTOS | ENSAYOS DE LOS CUENTOS | ACERCA DE MI | ACERCA DE EDGAR

Home

EDGAR ALLAN POE
ENSAYOS DE LOS CUENTOS

EL CORAZÓN DELATOR

Corazon delator

Leer

Cuento corto que trata de un hombre, cortés, atento, noble, NERVIOSO, y que tiene una de las pocas demencias que se pueden encontrar en personas con estas características: presume de obsesión por esas pequeñas cosas de la vida; las menos notables, las más irritantes.

"...Creo que era su ojo. Sí ¡esto era! Uno de sus ojos se parecía a los del buitre. Era un ojo azul pálido, nublado, con una catarata. Siempre que caía ese ojo sobre mí se helaba mi sangre. Y así poco a poco, gradualmente, se me metió en el cerebro la idea de matar al anciano y librarme para siempre, de este modo, de aquella mirada."

Podrá parecer cierto, de cierta manera, la idea de irritación de una cosa tan desagradable a la vista, y más que eso, de algo que te hace sentir incomodo, pero una persona CUERDA, no pierde noches sin dormir, o tiempo en pensar una manera de deshacerse de esa pequeña e insignificante cosa, que a momentos, te descontrolan.

"...¿Hubiera sido tan prudente un loco?", objeta este hombre. ¡Por supuesto que si!, un loco trata a sus victimas con tanta cautela que no puede deleitarse más en la espera y planeación del asesinato, que en el acto mismo.

Al fin de cuentas. Al estar planeado por noches el asesinato, por obra de la naturaleza, y de su propia presión hacia el anciano, este muere por su propia naturaleza, no sin antes saber lo que este hombre le estaba preparando por noches.

corazon delator

Con o sin alivio (un loco no especificaría su satisfacción de algo que no hizo) el hombre despedaza el cuerpo del anciano ("...¿Hubiera sido tan prudente un loco?") y con descriptiva cautela los deposita en los andamios del piso del cuarto del anciano.

Maravillosamente llega la policía al lugar. El hombre no tiene miedo de que lo encuentren culpable de algo que no cometió. Pero no todo le salió de la manera planeada. Su cuerpo, su mente, sus oídos solo podían sentir ese horrible ruido: "...Era un ruido sordo, ahogado y continuo, semejante al producido por el tic-tac del reloj envuelto en algodones."

Los agente, convencidos del fuera de lugar de su presencia en la casa, satisfechos de lo declarado, estaban por salir, cuando el hombre escucho y sintió más fuerte el sonido, incontrolable, LOCO, gastado en agonía, creyendo que los policías burlándose de su desesperación estaban, citó las siguientes palabras: "... -¡Miserables!... No disimulen por más tiempo! ¡Lo confieso todo! ¡Arranquen esas tablas! ¡Aquí, aquí! ¡Es el latido de su imparable corazón!"(Un corazón muerto, de un anciano muerto)

Introducción:
"¡De veras! Soy muy nervioso, extraordinariamente nervioso. Lo he sido siempre. Pero ¿por qué decís que estoy loco?..."

EL POZO Y EL PÉNDULO

Leer

pendulo

Mis impresiones podrías ser muchas al tratar de describir esta narración. El pozo y en péndulo es uno de los cuentos más explotados de Edgar Allan Poe, sin contar el magnifico cuento El Cuervo.

Te hace imaginar el mismo momento en el que el narrador se encuentra. El autor no describe con técnicas ya sobreusadas, ni presenta el escrito como lo podría hace Hemingway u otro autor de su categoría. Describe en forma y espíritu lo que la persona está sintiendo en ese momento. No muestra la historia como algo que ya paso, sino como algo que esta pasando en el momento mismo en que se está leyendo.

Como se podrán dar cuenta, esta historia es parte de un sinnúmero de películas y comics inspirados por el autor. Una narración de 14 cuartillas puede ser una historia de 2 horas en el cine.

Alguna vez escuche que la técnica aprendida y enseñada del cuento dice que debe tener un principio ni un final incierto. Y de esto me doy cuenta aquí mismo en esta historia.

Sin mayor preámbulo describe lo que esta pasando en el calabozo en donde, sin razón el narrador se encuentra, en ciertos momentos, te hace pensar que esta ahí por un error o una injusticia, y así es. Momentos de inquisición y guerra sufre el lugar donde se presenta la historia. El narrador victima de alucinaciones y fantasías da la frase clave para introducir el cuento que podría ser una novela o la historia de una vida: "...Los ángeles se transformaron en espectros de incendiadas cabezas, y comprendí que no debía esperar ninguna ayuda de Dios..."

Una extenuante lucha por vivir, o sobrevivir, presenta el narrador al lector. Lucha la cual no sería triunfal, ya que aunque sabia que su agonía podría extenderse, se encontraba en una calabozo, con la obscuridad total, con un pozo en el centro, esperando la muerte, sabiendo que había sido condenado a muerte.

Describe paso a paso, sentimiento a sentimiento lo que percibe, como si el lector podría oler, escuchar o decir lo que el autor pretende exponer. La fortaleza del condenado es lo que más impresiona de este cuento, ya que cualquier persona que logro vivir este castigo, no podría narrar con tanta exactitud cada movimiento percibido.

caradepoe.jpg

Con la misericordia de sus verdugos, el condenado podía contar con alimento y bebida, lo cual no le alentaba en lo más mínimo, aunque con desesperación de niño lo aceptaba. Esa misericordia no bastaba para el castigo que pronto vendría "...durante mi sueño mi situación había sufrido un gran cambio. Ahora me encontraba tendido de espaldas sobre una especie de mesa de madera, muy baja, a la que esa sólidamente atado con algo semejante a una correa, que daba varias vueltas alrededor de mi cuerpo, dejando únicamente en libertad la cabeza y el brazo izquierdo..."

Se describe con horror y fascinación por la tolerancia o paciencia del encuentro con la muerte, como el narrador escoge el luchar por sobrevivir, ayudado por las devoradoras de su alimentos, las que alguna vez fueron sus amigas ratas del pozo, para lograr el escape de esa mesa, y del terrible castigo del péndulo que por días y constantes horas bajaba del techo hacia su cuerpo.

El miedo percibido por el lector, no es mayor que el poder que tuvo el hombre para lograr su objetivo, aún así, sufrió de un castigo, ya que sus verdugos no podrían mostrar más misericordia que la ya expuesta. Las paredes en forma de cuadro, ahora estaban tomando una forma de rombo que le impedía guardar seguridad a causa del pozo que se encontraba en medio de la habitación.

"... ¡La muerte! me dije-, !Cualquier muerte, menos la del pozo!..."

Escapando de tres de los mas temibles e inimaginables castigos, el personaje sale libre por obra de un inesperado final, el cual, no es digno de la fantástica narración, aunque si pone al lector en el lugar donde se debe estar, en la realidad.

EL RETRATO OVAL

leer

ovalportrait

Mi pregunta para un cuento de horror de cinco cuartillas es: ¿Cuánto tiempo se pudo haber tardado el autor para escribirlo?, pero la pregunta que queda en el aire es la siguiente: ¿En qué momento una criatura del Señor tiene tiempo para pensar en atrocidades, ya inimaginables por su mismo nombre, y más inimaginables al realizarlas y describirlas?

Lo antes escrito es una muestra de la fascinación que te puede evocar el simple texto del autor a quien hago homenaje. El retrato oval es uno de los cuentos más delicados por el tema a tratar, pero más ajustados y ciertos en lo que respecta a la vida misma, vivida plenamente.

Una dama, joven, niña aún. Un hombre, apasionado, no por ella, o por lo menos en ningún momento lo aclara, sino por el más puro sentimiento después del amor: el arte. La pintura, una forma de vida y de sentir, es a lo que este cuento hace cuestión.

Solamente el narrador es un prefacio para contar una historia terrible del sentimiento de una mujer a un hombre, y de un hombre a su arte.

Comienza en una casa, que por misma casualidad de cualquier texto de Poe, no dice el por qué se está ahí, o como inicio todo, solo, se está en la casa, en la casa más horrible que pudo haber encontrado en el vecindario, o país, o estado. Sin más, detalladamente hace mención de la obra en cuestión, el retrato oval, cuya descripción es más que la descripción de un cuadro: "...Era el retrato de una niña que apenas empezaba a ser mujer...Como obra de arte, nada podía ser más admirable que aquella pintura por sí misma..."


El tiempo que el narrador tarda en decir el punto máximo de la obra, es lo que hace que el lector tenga la expectativa de encontrar el final del capítulo. "...Había hallado que el hechizo de aquella pintura consistía en una absoluta semejanza con la vida en su expresión..."

Un retrato de una mujer que tenga absoluta semejanza con la vida, es difícil de encontrar, más aún de imaginar, aunque el autor se esfuerce por dar a conocer el detalle más perfecto del cuadro.

retrato ovalado

Un retrato, un sentimiento, una historia. La historia del hombre amante y amado por su mujer. Tanto era el amor del hombre que quería unir sus dos pasiones y placeres: su esposa y el arte, convertirlo en uno para siempre. No tardo mucho para lograrlo, semanas tal vez para completar su obra, tiempo considerable para hacer cualquier tarea que quieres lograr hacer. Semanas para el pintor, y semanas para la doncella. Semanas en las que ella compartía con su odiado rival, el arte, a su amado. ¿Por qué una doncella, que presume de serlo, odia el arte? Por el amor.

Aún con odio en el corazón, aparenta una sonrisa en el rostro. El hombre, terminando su obra, dándole detalles perfeccionistas, seguro de que el final sería la culminación de su felicidad "... se puso tembloroso y muy pálido, y despavorido y gritando con alta voz ¡Esto es realmente la vida misma! Volvió súbitamente los ojos hacia su amada (en poso para su esposo) : ¡estaba muerta!..."

ENTERRADO EN VIDA

Leer

ENTERRADO EN VIDA

Son muchos los temas que el autor llama a discusión. Temas fantásticos y que el lector solo podría imaginar en sus sueños más profundos, los cuales nunca jamás serian revelados, ni siquiera para él mismo.

Uno de ellos es el enterramiento prematuro. Un tema que en lo personal me provoca un aventurado miedo, ya que a veces, en cuestiones de segundos, padezco de claustrofobia, pero no siendo esta una patología, sino un miedo a estar en un lugar encerrado. ¿Qué lugar más encerrado que en tu propio ataúd? En donde sabes que nunca podrás salir.

Como han podido leer, o saben que Edgar Allan Poe publicaba sus historias en periódicos de la región, y en algún periodo fue editor de algunos de ellos. Esto se menciona porque el comienzo de este cuento o narración es con una recopilación fructuosa de historias extraordinarias de enterramientos en vida. Algunos parecen verídicos o podrían ser mitos o leyendas de los lugares en donde se presenciaron, pero, ¿quién podría estar seguro que estas no son simples imaginaciones de Allan Poe? Podría ser que una investigación ardua me dé la respuesta a esta pregunta...

70% del cuento narra esta recopilación de historias, algunas las cuales parecen creíbles. Pero la verdadera narración comienza con la propia del autor, en donde no te das cuenta del momento en que deja de ser Edgar Allan Poe el que escribe, o una simple persona presa del momento.

"... Lo que ahora deseo contar es mi propio y real conocimiento, mi propia experiencia personal y positiva..."

Narra una historia peculiar, ciertamente no contada en su totalidad, o en ciertas partes, no muy expresivas por el asombro, o la falta de palabras para describir tal suceso. "...Hace varios años que padezco de ataques de esa singular enfermedad que los médicos califican como catalepsia, a falta de otro término más definido..."

enterramiento prematuro

Una persona con catalepsia en el siglo XIX no podría sobrevivir sin un cuidado extenuante por parte de él y de los que lo rodean, por esto, parece creíble los problemas que el hombre tiene que enfrentar cada vez que sufre de cierto ataque: "... En todo aquel estado que yo soportaba no había dolor físico alguno, pero sí moral..."

Paso una vida sufriendo de estados absolutos de muerte, con la esperanza de que sus amigos tuvieran la precaución de esperar la absoluta descomposición del cuerpo para su enterramiento.

Una de las muy sufridas experiencias muestra la cara que nosotros posiblemente veremos al morir: "...No tengo nombre en las regiones que habito ... Fui mortal, pero soy un espíritu malo. Fui cruel, pero soy piadoso. Debes sentir mi temblor. Cada vez que hablo suenan mis dientes unos contra otros, y no es por el frío de la noche, de la noche sin fin. Pero toda esta fealdad es insufrible. ¿Cómo puedes dormir tranquilamente? Yo no puedo descansar con los lamentos que lanzan todos lo que agonizan. Este espectáculo es mas de lo que puedo soportar...." La muerte hablándote y dándote explicaciones.

Cierta o fantasía, sueño delirante o piedad de la muerte, parece que fue este relato, con el que termino en una tumba lejos de los suyos, pero con la suerte de poder salir de su ataúd, el cual no era el escogido por él. Con la suerte que no podía esperar, se levanto de entre los muertos, ya que estaba vivo, lo sacaron de su sepulcro y evoco su narración a los que quisieran escuchar.

"...Hay momentos en los que, incluso para el sobrio ojo de la Razón, el mundo de nuestra triste Humanidad puede asumir la semblanza de un Infierno, pero la imaginación del hombre no es lo suficientemente poderosa para explorar cada una de sus cavernas con impunidad. Pero la legión de sepulcrales terrores no pueden considerarse cono fantasía, sino que deben dormir o nos devorarán... deben reposar o pereceremos sin remedio."

LA MASCARA DE LA MUERTE ROJA

Leer

muerte roja

La peste en uno de los problemas más devastadores que hubo en el siglo XIX. La mascara roja es la mayor que hubo, o pudo haber tenido otro nombre, pero Poe así la nombro.

No cabe en la cabeza la inconciencia y el gran egoísmo que tiene el rey al citar a todos los de la realeza que no estuvieran infectados por ese virus, para disfrutar de la vida, solos todos, juntos en su castillo.

Una plaga de esa magnitud y en ese tiempo solo se pudo haber quitado al morir todos los que tuvieron que morir. Y murieron todos. Mientras en el castillo se disfrutaba de fiesta y baile, orgías diarias y alcohol sobrante.

Días, semanas y meses pasaban todos los días los mismos, solo la inmutación de la gente al reloj. Reloj que muestra a la gente que el tiempo sigue pasando. Reloj símbolo de responsabilidad tal vez, al saber que alguien está moviendo el mundo y la vida, que algo se va a acabar, pero no ahora, sino que hasta el reloj deje de marchar.

Las obras descritas aquí, son narraciones, y como tales muestran hasta la mas mínima insignificancia en un detalle. No pueden olvidarse los detalles.

la maascara de la muerte roja

Pasaba el tiempo recordando por el reloj, la muerte roja acababa con todo lo exterior, mientras la demás gente en el castillo se olvidaba de la tristeza y la muerte y asistía a una fiesta de disfraces.

Los disfraces son un símbolo de burla a lo que tu eres y a lo que los demás son, te hacen no ser tu mismo y descubrir las formas que pueden tomar otras cosas. Así lo supuso la muerte roja, ya que, a pesar de la fortaleza que se guardaba en el castillo, la muerte roja (una plaga) toma forma humana, o forma viva por lo menos, y llega para ver a los que se les había escondido.

Las 12 de la noche es una hora ya muy trillada. En este tiempo ocurren las cosas menos esperadas. En una fiesta las 12 marcadas por el reloj muestra que viene algo nuevo. La muerte roja no pudo esperar mas tiempo, a las 12, se hizo presente en el castillo, matando a todos los que podían ver su rostro o su cuerpo pasar. A todos los que pudieron ver su mascara, que escondía su verdadero yo, pero que no sirvió de nada su fin, ya que todos sabían lo que se escondía tras de ella. La muerte roja.

EL BARRIL DE AMONTILLADO

Leer

casa

Es increíble la fascinación que algunos tenemos por las cosas menos perceptibles. Al leer parte de la historia, o literatura de Poe, te das cuenta que estaba trastornado. Pero como ya lo he mencionado, no como una patología, sino que padecía de una enfermedad, de LA enfermedad: alcoholismo. El barril de amontillado es un título muy obvio y predecible.

Las siguientes líneas se escribieron suponiendo que ya se leyó el cuento.

Culpa de todo, culpa de la histeria y de la falta o sobra de imaginación y alegría, recae en el alcohol. Es típico que alguien culpe a algo por sus propias culpas.

Como es costumbre en las obras de Poe, el principio es tajante, así como su final. Sin explicaciones de sucesos anteriores, se enfoca en describir un solo sentimiento, un solo acto, una sola actitud.

Victima de la desesperación, toda como presa o enemigo final a un italiano catador de vinos, bueno, catador de cualquier tipo de alcohol. Hipócritamente prepara su ataque, que es de lo mas sorpresivo.

Trama una treta para poder vengar todas las maldades que el supuesto ser le había cometido, pero no son solo maldades o travesuras indefensas. Es el librar de su mente la culpa de algo, con alguien.

En tiempo de carnaval, carnaval 100% magia y alcohol, su plan esta hecho. Como excusa de poder, compra un barril de amontillado, supuestamente no estar seguro de su autenticidad. Con rodeos y psicología invertida, el narrador muestra como se puede suavizar a una persona alcoholizada, aunque esto no sea muy difícil. Pronto lo lleva a lo mas lejos de donde cualquier persona lo pueda encontrar. (Poe trata de esconder su enfermedad en lo mas recóndito de su cuerpo, de su alma y su vida, por medio de la narración).

Sin piedad acaba con él, sin piedad, pero con esperanza de pronta vida. Lo escondió, pero no lo mato. Ese final no es tétrico a la vista, pero pudo haber sido maligno para el escritor.

HOP - FROG

Bufon de Sebastian

Siendo esto una narración, Allan Poe defiende una técnica descriptiva absoluta en cada uno de los detalles en escena. Más que describir sentimientos (que no es su especialidad) describe circunstancias y locaciones con el mínimo de requerimientos.

Como buen cuento o narración habla en tercera persona, empezando en un lugar cualquera con una persona cualquiera. Se habla de la descriminaciñon, respeto, caballerosidad, prepotencia, inteligencia y venganza.

Descriminación al hablar de un personaje principal con características especiales, como lo es ser enano; a quien sobra decir que el puesto de bufón no influye en nada para ser burla de la gente.

Respeto, por la manera en que venga los golpes dados a Trippetta por la comitiva y el Rey gordo. En este momento de la narración no se especifica si entre Hop-frog y Trippetta existía un lazo más allá de la amistad, incognita que no se puede predecir y que nunca cierra.

Caballerosidad, ya que aunque nunca se trató de un valor en si mismo descrito en alguna parte de la narración, se sobreentiende y queda en el aire en toda la lectura, quedando como móvil de la tragedia.

Prepotencia, pues describe una forma peculiar en la actitud de un rey, ya que en la historia cronológica no existe un lugar, un pueblo, espacio, para un rey burlón, describiendolo físicamente sin motivo alguno.

Inteligencia, pues en minutos Hop-frog resuelve la ofensa hecha a Trippetta, y fragua un plan para callar por siempre la humillación hecha al bufón, manipulando asi al Rey, su comitiva y su pueblo.

Venganza, pues se logra deshacer del concepto de personas descriminatorias y prepotentes en una época en donde una acción como matar al Rey conlleva culpas y respaldos.

Como toda historia de Poe, el final es predecible, pero no imaginable, en una condición absurda, pero es la única. Terminando la narración en tercera persona con un simple the end.

Si tienes algún comentario sobre estos ensayos, escribeme a:

erendira_v@yahoo.com