Make your own free website on Tripod.com

EL LAGO

En la primavera de mi juventud, fue mi suerte
Sobre este mundo, frecuentar un sitio
Que no pude amar menos, tan amable
Era la soledad de un lago altisimo
Lago salvaje rodeado de negras rocas,
Atalayado por pinos gigantescos.

Pero cuando la noche arrojaba su manto
Aobre aquel sitio, sobre todo,
Y soplaba un viento mistico
Murmurando misteriosas melodias
Ah!, entonces yo despertaba
Al terror del solitario lago.

Pero aquel terror no era de espanto,
Sino de tremulo deleite.
No hay mina de diamantes que fascine
Tan hondo, que me ayude a definirlo,
Ni aun el amor siquiera,
Ni el amor, aunque fuese tu amor mismo.

La muerte yacia en el agua envenenada;
Y en su abismo, misteriosa, una tumba propicia
Para quien buscase en soledad;
A un alma solitaria preocupada
Por convertir el lago en paraiso.